Estación de carga para coches eléctricos particulares: todo lo que necesitas saber en 2019

Según las iniciativas de algunas comercializadoras energéticas como Iberdrola, próximamente podremos tener a nuestro alcance al menos 200 puntos que funcionarán como estación de carga para coches eléctricos particulares a nivel nacional, encontrando cada una a 100 kilómetros de distancia.

De esta manera, se espera que a partir de este año 2019, sea posible desplazarse por las principales vías y corredores de España, haciendo una breve parada en un espacio habilitado para la carga de coches eléctricos individuales, con la finalidad de usar medios de transporte sostenibles.

Estación carga coches eléctricos particulares

¿Qué es una estación de carga para coches eléctricos particulares?

Una estación de carga de coches eléctricos particulares es un espacio que permite la recarga eléctrica del vehículo que requiere de este tipo de energía para su desplazamiento y funcionamiento, colaborando de esta manera con la reducción de gases de efecto invernadero.

Inquietudes sobre el funcionamiento de una estación de recarga de coches eléctricos particulares

Seguramente, antes de decidirte a invertir en un vehículo eléctrico, te preguntarás si te quedarás varado a medio camino cuando vayas a tu trabajo, o en medio de unas vacaciones con tu familia. Además, te preguntarás si este método de energía es más caro que el tradicional con gasolina.

Es natural tener este tipo de inquietudes antes de lanzarse a semejante empresa es por ello que ahora te contaremos cómo funciona y por qué es rentable a corto y largo plazo, pues según las estadísticas, este será el coche más importante del presente siglo.

Estación carga coches eléctricos particulares

Cómo se recarga un vehículo eléctrico

Lo primero que debes saber es que tu coche puede recargarse con energía eléctrica desde tu hogar, por lo que solamente necesitarás contar con servicio eléctrico. No obstante, para su utilización es necesario que tomes en cuenta algunas condiciones previas que se especifican en este artículo.

Ahora bien, debido a que muchos ciudadanos españoles han optado por adquirir vehículos eléctricos en los últimos dos años, esto ha hecho posible que se creen nuevos puestos de recarga para este tipo de coche enchufable en las principales autovías y corredores de España.

Asimismo, podrás recargar tu coche en algunos aparcamientos públicos, en plazas de aparcamientos municipales, en algunos concesionarios (aunque tu coche no sea de su propia empresa), en los centros comerciales, talleres, estaciones de tren, entre otros.

Distintos conectores

Cada estación de recarga para coches eléctricos cuenta con un tipo de conector diferente, por lo que dependerá de la marca de tu coche y la boquilla del surtidor que haga posible la recarga, lo cual es un punto negativo a la hora de popularizar el uso de los coches eléctricos.

Si aún no has adquirido un coche eléctrico y deseas comenzar a usar uno, te recomendamos informarte sobre los tipos de conectores que puedes hallar en las estaciones de recarga de tu localidad.

Una vez hayas llegado a la estación de servicio, conecta el cable de alimentación desde la toma de corriente de tu coche con el muro de carga, donde verás reflejado si se ha hecho correctamente la conexión y si ya es seguro comenzar la carga.

Procede a verificar la recarga deslizando en la pantalla tu tarjeta de identificación (si antes has adquirido el método de pago que describiremos más adelante), para iniciar el llenado. Posteriormente, podrás ver en la pantalla de tu coche el porcentaje de carga y el tiempo restante en el que esta se completará.

Cabe destacar que algunos coches no permiten que se desconecte el cable hasta que no se haya completado en un 100% la recarga, a menos que hayas tocado algún dispositivo de seguridad. La pantalla también informará la cantidad de kilómetros que se podrá recorrer con el porcentaje de recarga que tenga hasta ese momento.

¿Cuáles son los métodos de pago?

Para recargar la batería de tu coche podrás seleccionar una de las tres formas más comunes de pago que describiremos a continuación. No obstante, una persona puede gastar en promedio unos 1,30 euros por los 13 kWh que necesita un coche eléctrico para recorrer 100 kilómetros a veces, incluso gratis.

Tres tarifas diferentes

Así pues, estas son las opciones de pago que pone a disposición la compañía Ibil para quienes deseen usar sus estaciones de recarga para coches eléctricos:

  • Tarifa plana: El coste se deduce de acuerdo a los kW que el dueño del vehículo necesite.
  • Tarifa Básica: El dueño del vehículo debe pagar lo que recargue al momento en su coche.
  • Tarifa mínima: El conductor adquiere una tarjeta por un coste de 38 euros, con la cual podrá recargar su vehículo en cualquier estación de su grupo, sin tener que pagar ninguna tasa extra. Si a final de mes, el conductor no ha consumido la totalidad del dinero de la tarjeta, este podrá reclamar el dinero restante, en caso contrario, deberá pagar el coste excedido.

¿Cómo encontrar las estaciones de carga para coches eléctricos?

Una de las facilidades que nos ofrece la creación de estaciones de recarga, es que estas cuentan con una aplicación móvil desde donde podrás conocer los puestos de carga más cercanos para tu uso, así como su disponibilidad, entre otros aspectos. Además, el sitio Electromaps pone a tu disposición conocer los puntos de recarga que existen a lo largo del territorio nacional.

¿Merece la pena invertir en un coche eléctrico?

Si tomamos en cuenta los costes del combustible y el coste por recargar un coche eléctrico, notaremos una considerable diferencia, pues el combustible de un vehículo convencional cuesta 5 veces más que una sola recarga de un coche eléctrico.

No obstante, los vehículos eléctricos poseen una gran desventaja por su precio, ya que pueden costar unos 5.000 o 13.000 euros más que un coche convencional, claro está, dependiendo de la marca y el modelo del mismo.

Por otro lado, el mantenimiento de un coche eléctrico es mucho más sencillo y también más barato, pues estos no poseen aceite, embragues, filtros, entre otros, que sí necesitan los coches comunes, lo cual es un punto a favor. Además a nivel de impuestos, disfrutan de mayores beneficios, y es posible ahorrar hasta un 75% del Impuesto de circulación.

En el vídeo encontrarás más información: