Consumo medio de gas doméstico: información relevante en 2019

En España, los edificios domésticos son responsables de entre 20 y 25% del consumo de energía primaria. Cuando nos referimos a energía primaria hablamos de la electricidad y el gas, aunque para algunas propiedades se usan otros medios para calentar.

El consumo medio de gas doméstico en España ha disminuido levemente en los últimos años. Sin embargo, según cifras de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, la demanda total de gas se ha elevado hasta 350 TWh el año pasado, desde un mínimo de 301 TWh de 2014.

consumo medio gas doméstico

¿Cuánta energía consume un hogar promedio?

La cantidad de energía que se consume depende de varios factores, incluyendo su patrón de consumo, el aislamiento y el tamaño de su hogar, la composición del hogar (una sola persona no usará la misma cantidad de energía que una familia de 5), y del tipo de electrodomésticos que se usen.

La electricidad en el hogar tiende a utilizarse para la iluminación, los sistemas de refrigeración y los electrodomésticos, mientras que el gas se utiliza normalmente para la calefacción y la generación de agua caliente.

Aunque tomemos medidas para ahorrar en la factura, el consumo promedio de electricidad de un hogar español es de poco menos de 10.000 kWh por año. Por otra parte, el consumo medio de gas doméstico fue de 8.800 kWh para el año 2018.

¿Cómo se mide el consumo energético?

El consumo medio de gas doméstico y el de electricidad se miden en kilovatios-hora (kWh). Un kilovatio-hora equivale a 1000 vatios de energía utilizados durante 1 hora. Por ejemplo, una bombilla de 100 vatios encendida durante 10 horas consume un kWh de electricidad.

Aproximadamente 30 minutos de uso de una secadora, o cocinando con una hornilla grande también consumirán aproximadamente 1 kWh cada uno.

Aproximadamente 6 horas de ver la televisión o de usar la computadora de escritorio también utilizarán 1 kWh cada uno.

¿De dónde viene el gas que se consume en España?

España importa gas natural de 11 países diferentes, siendo Argelia el principal proveedor. Alrededor de la mitad del gas recibido en España llega en forma de Gas Natural Licuado (GNL).

Las infraestructuras clave incluyen más de 80 mil kilómetros de tuberías de distribución y 7 plantas de regasificación en operación (Mugardos, El Musel, Bilbao, Barcelona, Sagunto, Cartagena y Huelva).

El sistema español está interconectado con Francia a través de los gasoductos de Larrau e Irún, con Argelia (a través del gasoducto Medgaz), y con Marruecos (a través del gasoducto del Magreb). Además, los sistemas español y portugués están interconectados a través de los gasoductos de Badajoz y Tuy.

Denominaciones del Gas Natural

Gas Natural Licuado (GNL)

El gas natural licuado (GNL) es el gas natural (predominantemente metano con alguna cantidad de etano) que ha sido enfriado a forma líquida para facilitar y garantizar la seguridad del almacenamiento en un transporte no presurizado.

El gas natural se convierte principalmente en GNL para el transporte a través de los mares, donde la instalación de gasoductos no es factible desde el punto de vista técnico o económico.

Para el transporte de GNL se utilizan buques marítimos criogénicos especialmente diseñados (buques de GNL) o camiones cisterna criogénicos. El GNL se utiliza principalmente para el transporte de gas natural a los mercados, donde se re-gasifica y distribuye como gas natural por gasoducto.

Gas Licuado de Petróleo (GLP)

El gas licuado de petróleo, también denominado simplemente propano o butano, son mezclas inflamables de hidrocarburos que se utilizan como combustible en aparatos de calefacción, equipos de cocina y vehículos.

Cuando se utiliza específicamente como combustible para vehículos, a menudo se le llama autogas. Las variedades de GLP compradas y vendidas incluyen mezclas que son en su mayoría propano o principalmente butano, aunque lo más común son las mezclas de ambos gases.

Como su punto de ebullición está por debajo de la temperatura ambiente, el GLP se evapora rápidamente a temperaturas y presiones normales, y se suministra normalmente en depósitos de acero a presión.

En España el Gas Natural se suministra mediante ductos, directamente a los edificios residenciales. En los lugares que no cuentan con red de gas instalada, las bombonas de GLP son una alternativa común.

Usos domésticos del gas natural

El gas natural dispensado a los edificios residenciales puede generar temperaturas superiores a 1.100 °C cuando se quema. Esto lo convierte en un potente combustible para la cocina y la calefacción doméstica.

En gran parte del mundo desarrollado se suministra a través de tuberías a los hogares, donde se utiliza para muchos fines, incluyendo cocinas y hornos, secadoras de ropa calentadas por gas y calefacción central.

Los calentadores en hogares y otros edificios pueden incluir calderas, hornos y calentadores de agua. Los electrodomésticos, hornos y calderas usan gas natural a baja presión, aproximadamente de 0.25 PSIG.

En ciertos lugares está disponible gas a una presión más elevada, que puede estar entre 1 a 120 PSIG. En estos sistemas debe usarse un regulador en la entrada para bajar la presión.

Otros usos del Gas Natural

Además de servir como fuente de energía para calentar los hogares, cocinar y calentar agua, el gas natural cuenta con otros usos en la vida moderna:

Generación de energía

El gas natural es una fuente importante de energía para producir electricidad. Esto puede hacerse mediante el uso de la cogeneración, las turbinas de gas o las turbinas de vapor. El gas natural también es adecuado para su uso combinado con fuentes de energía renovables como la eólica o la solar.

Se pueden conseguir eficiencias especialmente altas mediante la combinación de turbinas de gas con una turbina de vapor en modo de ciclo combinado. El gas natural se quema de forma más limpia que otros combustibles como el petróleo y el carbón.

La quema de gas natural produce tanto agua como dióxido de carbono. La quema de gas natural produce solo la mitad del dióxido de carbono por kilovatio-hora (kWh) que el carbón.

La generación de energía de ciclo combinado con gas natural, es actualmente la fuente de energía más limpia disponible que utiliza combustibles de hidrocarburos. Esta tecnología se utiliza ampliamente y cada vez más, ya que el gas natural puede obtenerse a costes cada vez más razonables

Transporte

El Gas Natural Comprimido es una alternativa más limpia y económica que otros combustibles para automóviles, como la gasolina y el diésel. A finales de 2014 había más de 20 millones de vehículos a gas natural en todo el mundo, liderados por Irán, China, Pakistán, Argentina, India y Brasil.

La eficiencia energética del Gas Natural, es en general igual a la de los motores de gasolina, pero menor en comparación con los motores diésel modernos.

A pesar de esto, los vehículos de gasolina convertidos para funcionar con gas natural sufren debido a la baja relación de compresión de sus motores. Los motores específicos para GNC, sin embargo, utilizan una mayor relación de compresión debido al mayor octanaje de este combustible. Puedes encontrar más información sobre este y otros temas aquí.